_DSC8804_A_laetissimus_San_Pedro_edited_edited.jpg

 

La Fundación Atelopus desarrolla en la estación experimental de San Lorenzo desarrollamos el Monitoreo poblacional y epidemiológico de Atelopus laetissimus y A. nahuame dos especies del género Atelopus, grupo de anfibios mas amenazado a nivel mundial, estos esfuerzos de conservación iniciaron desde hace más de 10 años con los primeros monitoreos desarrollados por uno de nuestros miembros fundador el Biólogo Phd. Luis Alberto Rueda, en el levantamiento de una línea base de investigación para obtener información sobre el estado poblacional y epidemiológico de estas especies, además de estudios comportamentales, reproductivos y ecológicos en la Sierra Nevada de Santa Marta, esfuerzos que fueron continuados desde el grupo herpetológico de la universidad del magdalena por quienes hoy conforman a la fundación Atelopus y e donde hemos obteniendo datos de referencia que nos han permitido como organización aportar a la reevaluación el estado de amenaza para la especie A. Laetissimus, conocer sus dinámicas y épocas reproductivas, estudios de acústica y descripción del canto, datos ecológicos y parámetros medioambientales de su hábitat, también información relevante sobre su dieta y aspectos comportamentales.

Esta trabajo científico y de investigación es complementado por nuestra organización con la integración del trabajo junto a las comunidades locales, campesinas e indígenas en el sector de Bella Vista y la tagua, veredas de la IBA de San Lorenzo, en donde procesos como el desarrollo humano, aumento del turismo, la transformación del paisaje, limitado manejo de los residuos sólidos y la contaminación de los afluentes hídricos han generado amenazas directas en las biodiversidad y recursos naturales del territorio, por lo que dentro de nuestros objetivos sociales, hemos priorizado el desarrollo de talleres de educación ambiental y acciones piloto para mitigar los efectos que estas actividades generan en la flora y fauna.

Gracias a estos esfuerzos, hemos obtenido resultados importantes dado el enfoque de empoderamiento social en niños y jóvenes de las escuelas rurales, quienes han mostrado toda su disposición de ayudar y ser ellos quienes puedan en un futuro cercano convertirse en los guardianes de su territorio, siendo esta la manera como hemos podido ayudar en la conformación del primer grupo ecológico de monitoreo participativo de la IBA, brindándoles las herramientas y materiales que les permita conocer la diversidad de anfibios en su territorio y su estado de amenaza. Además, hemos incentivado la creación de espacios de diálogo y retroalimentación con la comunidad y autoridades ambientales para impulsar el desarrollo de acciones de conservación, al tiempo que pretendemos en el corto y mediano plazo replicar esfuerzos que hemos implementado en otros sectores de la Sierra Nevada y han tenido efectos importantes en la reducción de las amenazas para la biodiversidad como la implementación de puntos ecológicos y recuperación pasiva de bosques.